La comunidad educativa del IES TORRE ATALAYA, consciente de la situación  geográfica de nuestra ciudad y de la importancia que la diversidad de lenguas y culturas que coexisten en nuestro entorno más inmediato, acepta y respeta la transformación hacia una sociedad pluricultural y plurilingüe, y pretende hacer que sus jóvenes, nuestros alumnos e hijos, participen activamente en un contexto cada vez más abierto y mundializado, para lo que debemos ser conscientes de que el incremento de las capacidades comunicativas hará posible el acceso a la información, la contribución al desarrollo económico de nuestra tierra y la movilidad geográfica, fomentándose así una actitud positiva ante la convivencia con los demás, la cooperación, la construcción y la implantación de proyectos comunes, así como a tomar responsabilidades.

En este sentido, aunque sin olvidar que uno de nuestros objetivos es mejorar las competencias lingüísticas de nuestros alumnos en la lengua materna, nos planteamos llevar a cabo un modelo educativo plurilingüe e intercultural, donde se puedan expresar en diferentes lenguas (español, inglés y francés), conozcan otras culturas del entorno, acepten las diferencias, establezcan relaciones constructivas con los demás y resuelvan de manera no violenta los conflictos. Es precisamente en este marco donde tienen sentido los proyectos educativos que llevamos a cabo en nuestro Centro, entre los que se encuentra el  Proyecto Bilingüe (Inglés).

El plurilingüismo como competencia se define como la capacidad intrínseca de todo hablante para emplear y aprender, solo o mediante una enseñanza, más de una lengua. El plurilingüismo como valor está basado en la tolerancia lingüística. Se trata de la toma de conciencia por parte de un hablante del carácter plurilingüe de sus competencias que puede llevarle a acordar un valor igual a cada una de las variedades utilizadas por él mismo o por otros hablantes. Se trata, pues, de una perspectiva centrada en el hablante y no en las lenguas.

Así, los objetivos generales que se pretenden lograr para el alumnado inmerso en este programa son:

• Promover la autonomía del alumnado, fomentando el aprender a aprender las lenguas por sí mismo, desarrollando una actitud reflexiva respecto a su forma de aprendizaje, a los conocimientos adquiridos, a sus necesidades: toda enseñanza de lengua debería canalizar esta sensibilización hacia las estrategias de aprendizaje.

• Considerar las enseñanzas lingüísticas como un proceso continuo, no limitado a una determinada etapa. Esto supone que hay que tener en cuenta los conocimientos previos, individuales y escolares, anteriores y paralelos, y dejar de considerar las lenguas como compartimentos sin ninguna relación.

• Propiciar la competencia de saber ser, como capacidad para aplazar nuestro juicio y neutralizar nuestras representaciones sobre los demás, pero también descentrándonos respecto a la cultura a la que pertenecemos de manera a poder percibir un punto de vista externo, comparable a la mirada que tiene sobre nuestra cultura una persona extranjera.

• Animar al profesorado a replantearse las representaciones sociales de la enseñanza de las lenguas: la adquisición de las lenguas no es un saber escolar, es una competencia humana.

• Concienciar a los hablantes de la naturaleza de su propio repertorio lingüístico, incluida la lengua materna.

• Mostrar la dignidad intrínseca de estas variedades lingüísticas.

• Hacer descubrir el carácter evolutivo de la adquisición de las lenguas.

• Desarrollar estos repertorios, incrementando las competencias, los niveles de competencias, el número de variedades lingüísticas, etc.

• Desarrollar las competencias transversales que constituyen el plurilingüismo.

 

• Gestionar el plurilingüismo a lo largo de toda la vida.

 

De este modo, estas líneas generales de actuación para el programa bilingüe se concretarán en tres tipos de objetivos fundamentales:

 

1. Objetivos lingüísticos:

  • Mejorar las competencias lingüísticas de la primera lengua y de la

segunda lengua.

  • Incrementar el léxico.
  • Incrementar las capacidades metalingüísticas.
  • Incrementar la comprensión y producción lingüísticas.
  • Incrementar la capacidad crítica, así como la creatividad.

 

 

2. Objetivos culturales:

  • Despertar el respeto por otras culturas diferentes.
  • Fomentar el interés por conocer otras creencias, costumbres,

instituciones y técnicas.

  • Fomentar la tolerancia, libertad, solidaridad y respeto al pluralismo.
  • Fomentar el desarrollo de una sociedad libre de prejuicios y

estereotipos.

 

3. Objetivos cognitivos:

  • Favorecer y propiciar el análisis y la observación de las operaciones

utilizadas en los propios procesos de aprendizaje.

  • Fomentar la reflexión sobre el funcionamiento lingüístico y

comunicativo de la primera y segunda lenguas.

  • Desarrollar la capacidad conceptual.
  • Contribuir a la formación de la conciencia y a desarrollar su autonomía.